Vicente Ortún, reputado economista de la salud y certero analista de los sistemas sanitarios, y nada sospechoso de ser tendencioso-favorecedor de las enfermería, escribe el último editorial de la revista Enfermería Clínica sobre "La Enfermería en el mundo que viene", ofrecido como publicación abierta en el día 27 de abril de 2013.

El autor expone el esfuerzo que a la sociedad supone mantener el actual sistema sanitario, esfuerzo que va en aumento permanente dado que las retribuciones se han ido incrementando sin aumentar la productividad aparente: para realizar una cura o una entrevista clínica no se pueden disminuir los tiempos empleados. Aunque si se observan los resultados en relación al impacto en calidad y cantidad de vida, la perspectiva es más halagüeña, es decir, el esfuerzo de la inversión puede merecer la pena o al menos no se está dispuesto a renunciar a estos resultados.

Por tanto, se impone adoptar medidas para evitar que cada año debamos trabajar más días para mantener los servicios sanitarios, y el autor plantea tres líneas:

1. Mejorar la calidad de los servicios a un menor coste (en jerga económica conseguir economías de escala, de gama y de aprendizaje), lo que implicará una notable redistribución de tareas.

2. Propiciar la capacidad resolutiva, la mejor expresión clínica de la eficiencia, lo que nos llevará a una redefinición de las profesiones.

3. Eliminar, desde la política sanitaria, las barreras regulatorias que puedan entorpecer los cambios anteriores.

En el artículo se plantea que la ratio enfermeras/médicos era en 2009 en España de 1/4, la mitad que la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y casi la cuarta parte de los países más avanzados a los que aspiramos a parecernos. ¿Nos conviene esta ratio? se pregunta el autor.

Por último se plantea la eficiencia y calidad contrastadas con las que las enfermeras están desarrollando algunas competencias que se podrían calificar como “novedosas”, y dice Vicente Ortún “Solo con una división del trabajo que atienda a la capacidad resolutiva y que se olvide de gremialismos podrá conseguir las imprescindibles economías de escala, de gama y de aprendizaje que la atención a crónicos y agudos requerirá”.

Más claro no se pueden decir las cosas (la mayoría de las cuales ya estaban dichas y redichas, escritas y reescritas). Si alguien desde una postura de terquedad e irresponsabilidad manifiesta quiere seguir ignorando la evidencia y las opiniones de expertos tan solventes como Vicente Ortún y otros muchos, es su problema, aunque su problema nos toque sufrirlo a todos, incluida la ciudadanía, directamente por la merma de la calidad asistencial que supone e indirectamente por las consecuencias que acarrea a las maltrechas arcas públicas.


Para enviar comentarios debes pertenecer a esta asociación. Para formar parte de nuestra comunidad puedes solicitar tu alta como socia/o a través del formulario "Asóciate On Line" en esta web

Zona de Socias/os y usuarias/os

Buscar en AEC

RESÚMENES COCHRANE

Cochrane logo

Recursos para Profesionales

Visitas a la Web AEC