Gestor de Manuscritos (Beta)
IV Congreso Internacional y X Nacional de AEC - IV Encuentro Nacional de Tutores y Residentes de EFyC
Comunicación (Nº 445)
Tipo
Revisiones bibliográficas, guías de práctica clínica o protocolos que incluyan el nivel de evidencia de las recomendaciones
 
Título
Alimentación complementaria en bebés de 6 meses: ¿cuchara o Baby Led Weaning?
Categoría
Profesionales
Formato
Póster
Autor/es
Izaro Bilbao Madariaga
Rakel Monasterio Crespo
Presentado por:
Izaro Bilbao
Introducción, breve justificación y objetivos
A los 6 meses de la edad se inicia la alimentación complementaria para satisfacer las demandas nutritivas del bebé, es una oportunidad para desarrollar habilidades con un papel educativo y nutricional. Con el objetivo de recopilar información científica actualizada se realiza una búsqueda bibliográfica y resumen de lo susceptible de ser utilizado en la práctica clínica.
La revisión:
- Tipo de revisión.
- Fuentes.
- Estrategia de búsqueda (cadena de búsqueda, filtros, etc.).
- Criterios de inclusión/exclusión, criterios de calidad metodológica.
- Tipo de análisis
- Breve descripción de los resultados de la búsqueda (número de artículos revisados y aceptados).
Revisión sistemática en las bases de datos Trip database, Cochrane plus, Cinahl y Joanna Briggs, seleccionando 16 artículos, del periodo 2010-2016.
Resultados
Para una introducción segura de los alimentos es necesario que el bebé mantenga una sedestación sin apoyo y disposición para la alimentación. Masticar los alimentos y transportarlos a la zona de deglución es una habilidad que se debe entrenar para prevenir el riesgo de asfixia. En cuanto a las texturas, las suaves se podrán introducir a los 8 meses y las más complicadas a los 12.
La introducción mediante cuchara, comenzando con purés y controlada por el adulto, más segura, sigue una adquisición de habilidades y controla la cantidad de alimento. Presionar a los niños a comer puede crear rechazo, hacer que el bebé sea más selectivo, abocando todo esto en un desequilibrio nutricional.
En el BLW la lactancia es la fuente principal de alimentación y la introducción de sólidos un entretenimiento. En los estudios consultados la ingesta de hierro, zinc y vitamina B12 es menor; en cuanto al riesgo de asfixia, es preciso transmitir recomendaciones adecuadas. Como lado positivo, permite autonomía, menos control y ansiedad por parte de los adultos, ayudando a la familia a establecer hábitos alimentarios.
Conclusiones (con especial énfasis en la utilidad práctica de dichas conclusiones).
Aunque son precisos más estudios, se podría proponer un método complementario a la lactancia y combinado, introduciendo primero purés, ricos en hierro y, siguiendo el desarrollo de habilidades motoras, utilizar el BLW; todo con el objetivo de establecer hábitos alimenticios saludables.
Referencias bibliográficas
Cichero J.A.Y. Introducing solid foods using baby?led weaning vs. spoon?feeding: A focus on oral development, nutrient intake and quality of research to bring balance to the debate. Nutrition Bulletin. 2016; 41(p. 72-77).

Reeves S. Baby?led weaning. Nutrition Bulletin. 2008; 33(p. 108-110).

Cameron SL, Taylor RW, Heath ALM.. Development and pilot testing of Baby-Led Introduction to SolidS - a version of Baby-Led Weaning modified to address concerns about iron deficiency, growth faltering and choking. BMC pediatrics. 2015; 15:99.

Mourison BJ, Taylor RW, Haszard JJ, Schramm CJ, Williams Erickson L, Fangupo LJ, et al. How different are baby-led weaning and conventional complementary feeding? A cross-sectional study of infants aged 6-8 months. BMJ Open. 2016 May; 6;6(5).

Arden MA, Abbot RL. Experiences of baby?led weaning: trust, control and renegotiation. Maternal & child nutrition. 2015; 11(p. 829-844.).
Palabras clave
weaning; child nutrition; feeding; chewing.




Zona de Socias/os y usuarias/os

Buscar en AEC

Visitas a la Web AEC